La N-435, entre Badajoz y Huelva. Tercera parte

Enlace a la primera parte
Enlace a la segunda parte


De Higuera la Real a Cumbres de Enmedio

Sin duda alguna, de las actuaciones llevadas a cabo en el Plan General de Carreteras 1984-1991 comentadas en la primera parte, las de mayor calado se concentraron en el tramo de Higuera la Real a Jabugo. El acondicionamiento de la carretera sobre el trazado existente solamente se extendía a 11 kilómetros aproximadamente, los 20 kilómetros restantes correspondían a variantes (nuevo trazado).

Partiendo al sur de Higuera la Real y encaminándonos al valle del río Sillo accedemos al antiguo trazado de la N-435.


En el podemos encontrar bastante señalización de época, como este hito kilométrico metálico, modelo presentado por el MOPU en diciembre de 1985 y que en los años siguientes se colocaría en buena parte de las carreteras de la Red de Interés General del Estado (RIGE). A día de hoy dicho modelo sigue vigente pero con un diseño más actualizado.

Este ejemplar y los que se conservan en el tramo, curiosamente carecen de la identificación del fabricante y fecha de fabricación.


El nuevo trazado de la carretera visto desde el antiguo, con la presa y puente del río Sillo al fondo.



Casi toda la señalización de esta primera parte del tramo, dentro de la provincia de Badajoz, es de la década de los 80. Sin embargo, la existente en la provincia aledaña es bastante más antigua.



La carretera conserva prácticamente todas sus obras originales en este tramo, y sin reformas posteriores, al menos aparentemente. Son muy típicas las tajeas y alcantarillas con sección de bóveda de cañón como la que vemos en la siguiente foto:




A este punto llegamos al límite provincial, donde se encuentra el vetusto puente del río Sillo.


Este puente ya constaba como construido en 1889 entre los pertenecientes a la carretera de San Juan del Puerto a Cáceres. Se compone de tres arcos de medio punto de 9 metros de luz y su estructura está construida con fábrica mixta: las bóvedas de los arcos, tajamares, impostas y los remates de los pretiles están realizados con ladrillo a sardinel; y paramentos, tímpanos y pretiles con mampostería.


En 2014, cuando se realizaron estas fotografías aún se podía encontrar este interesante ejemplar de hito delimitador de provincias, según el modelo de la Circular de 1861, aparecido también en el manual de Carreteras del ingeniero de Caminos, D. Manuel Pardo (1892). Lamentablemente desapareció meses después de ser retratado.


Como se puede observar, estaba pintado en blanco y su corona en color rojo, simulando a los modelos de hitos propuestos en la Instrucción de Carreteras de 1939. Este hecho era bastante común en su momento, ya que era una manera económica de actualizar material viario obsoleto. Más adelante nos encontraremos con otros ejemplares en los que se aprecia este mismo detalle.



Estas señales fabricadas en 1984 también desaparecieron.



Vista del puente y el conjunto de elementos patrimoniales desaparecidos.


Atravesado el puente, el pavimento de la carretera cambia, y es que en la parte que hemos visto anteriormente parece que se realizaron tratamientos superficiales en el firme posteriormente. Esta parte, ya dependiente a otra Demarcación, se mantiene prácticamente intacta desde 1994.




Las curvas en el resto del tramo son una constante, la mayoría son de radio pequeño y de escasa visibilidad. Al ser un trazado de origen decimonónico, en el que se minimizaban los movimientos de tierras y la construcción de grandes obras, se adapta completamente a los accidentes geográficos que presenta el terreno por el que discurre.


Por otro lado la plataforma parece mantener su anchura original; los cinco metros que se establecían para las carreteras de segundo orden tal y como se recogía en manuales e instrucciones de la época.





Entre la vegetación que crece en las márgenes de la carretera se pueden encontrar algunas señales de la década de 1960.



Más adelante encontramos el único ejemplar de casilla de peones camineros que se conserva de manera íntegra en este tramo de carretera. Es igual que la que existe en Zalamea la Real, comentada en la segunda parte.


En 2013 su estado era tal y como se muestra en la siguiente fotografía.


Sus rejas habían sido expoliadas y había sido vandalizada. Finalmente se tapiaron sus accesos.




Antes de llegar a Cumbres de Enmedio se conserva una pareja de hitos miriamétricos con los logotipos del MOPU.


Al igual que los hitos kilométricos aparecidos al principio del reportaje, este modelo también fue presentado en diciembre de 1985 para señalizar las carreteras de la RIGE, que aunque continúa vigente, a día de hoy es bastante difícil encontrar ejemplares con el diseño original con el que fueron concebidos.



Cumbres de Enmedio visto desde la antigua carretera.



De Cumbres de Enmedio al Barranco de Riofrío

Continuando por el antiguo trazado de la carretera, se enlaza con la A-5300, que empalma a su vez con el nuevo trazado de la N-435. Desde allí continuamos por el antiguo.






Al inicio de este tramo encontramos en su momento un hito kilométrico del modelo de la Circular de 1861, aparecido también en el manual de Carreteras del ingeniero de Caminos, D. Manuel Pardo (1892). Como se puede comprobar es un ejemplar bastante antiguo, con la cuenta de kilómetros proveniente de San Juan del Puerto, esta se mantuvo así hasta la realización del nuevo inventario de la RIGE a mediados de los años 80, cuando se estableció definitivamente el origen del kilometraje en Badajoz.
Lamentablemente parece que desapareció tiempo después.



En esta parte de la carretera se aprecian grandes desniveles en el terreno, es por ello que la plataforma de la carretera va sustentada con muros de contención de mampostería, coronados con malecones, aunque la mayoría de éstos están destruidos o es difícil apreciarlos.


En el momento de la realización del reportaje aún quedaba señalización de la época:





En este punto nos encontramos una alcantarilla con grandes muros de acompañamiento. Las defensas que existían en su coronación están prácticamente desaparecidas.



Un poco más adelante nos encontramos con los últimos restos de lo que fue una casilla de peones camineros. Lo único que queda es el muro de contención de la parcela y la escalera de acceso ya casi inapreciable:



También encontramos un hito miriamétrico del modelo de la Circular de 1861, aparecido también en el manual de Carreteras del ingeniero de Caminos, D. Manuel Pardo (1892). En este caso indicaba 120 kilómetros desde San Juan del Puerto.
Otro magnífico ejemplar que parece ser que desapareció.




El nuevo trazado de la N-435 al fondo junto con el trazado del ferrocarril Zafra-Huelva:



En algunas zonas aparecen unos pequeños guardarruedas realizados de una manera muy tosca. Todavía conservan restos de haber sido pintados en blanco y rojo:










Sin duda alguna, una de las obras más interesantes que se pueden encontrar en este tramo es este puente esviado sobre las vías del ferrocarril Zafra-Huelva, compuesto por un único arco con bóvedas oblicuas.



En la bajada hacia el Barranco de Riofrío, la carretera presenta un aspecto completamente decimonónico, ya que uno de los extremos va flanqueado por una hilada de viejos malecones, sin duda uno de los elementos más característicos de las carreteras de aquella época y que servían de protección al tráfico que transitaba por las mismas en zonas donde existían importantes desniveles con riego de caída en caso de salida de la vía.














Casi al final del tramo se pueden ver restos de lo que fue una casilla de peones camineros, al igual que vimos en el caso anterior, solo queda el muro de contención de la parcela y las escaleras de acceso.



A partir de aquí la antigua carretera enlaza con el nuevo trazado:


Aunque unos metros más adelante de nuevo el antiguo trazado vuelve aparecer:


En el podemos encontrar el antiguo puente sobre el Barranco de Riofrío, actualmente invadido por la vegetación.
El puente, al igual que los otros que hemos visto, se encontraba en construcción en 1889, finalizándose en los años siguientes. Está compuesto por dos arcos escarzanos, y el material constructivo empleado es de fábrica mixta; las bóvedas de los arcos están realizadas en ladrillo y las boquillas realizadas con dovelas de sillería de granito, al igual que las impostas, remates de los tajamares y pretiles. Los tímpanos, paramentos y los pretiles están realizados con mampostería de cuarcita.




Entre la vegetación que poco a poco se apodera de la antigua carretera aparecen las viejas señales indicativas del cauce:



Y el nuevo puente que lo sustituyó en 1994, similar a otros muchos realizados en el nuevo trazado y ejecutado en su momento por Dragados y Construcciones, S.A. Los vanos se componen de vigas prefabricadas de hormigón pretensado y viguetas que conforman el tablero, sustentado mediante grupos de tres pilas con dintel superior de apoyo.




Fin de la tercera parte.

Jacobo Hernández Torrado